El dilema de un emprendedor: Compartir una idea original

He estado participando en distintos escenarios relacionados con emprendimiento e innovación en los últimos meses al estar de vuelta en Guatemala, me han hecho una pregunta que pertenece al pasado y que explico adelante, antes de eso hay que tener claro que:

  1. Si no entiende, pregunte!
  2. Si no lo entienden, explique!

La pregunta que me han hecho y que pretendo explicar de manera simple para que quede claro en el imaginario colectivo: ¿Gramajo, tuvo usted algún problema de patentes? o ¿Tuvo usted algún problema con la apropiación de ideas de sus estudiantes?

Mi respuesta: En 2007 presente a mis estudiantes de Inteligencia Artificial un modelo que integra bases de datos e Inteligencia Artificial, modelo basado en las distintas publicaciones que realice durante la realización de estudios de postgrado en España y Eslovenia(1999-2004), el modelo propuesto fue una idea original que se propuso desarrollar a los estudiantes como un proyecto, en lugar de llegar a recitar un libro o leer diapositivas, esta propuesta fue acompañada de un convenio de propiedad intelectual en el que se aclaraba a los estudiantes que no podían vender, regalar o apropiarse de la misma como suya, esto generó un rompimiento de paradigma dentro de los estudiantes, que tuvo como resultado una entrevista en prensa, pero especialmente una publicación en blog  de Isaac Sultán que el mismo se encargo de aclarar en todos aquellos blogs donde hubo repercusión, una vez que comprendió la diferencia entre propiedad intelectual y propiedad patrimonial.

Cualquier persona que genere ideas propias y las plasme en un modelo y/o publicación tiene un derecho irrenunciable, es decir: es propietario y mantiene propiedad sobre la misma. Un ejemplo puede ser el siguiente: Si una persona pinta un cuadro, escribe un libro, escribe la letra de una canción, etc. tiene el derecho a solicitar el respeto y reconocimiento de su creación y ninguna persona puede apropiarse, utilizar, implementar y finalmente comercializar sin consultar al autor.

El dilema siempre será compartir o no una idea original, si no se comparte no hay posibilidad de validar esa idea y determinar si tiene aceptación, el riesgo está en saber a quién exponemos, por lo que es responsabilidad del emprendedor realizar la investigación oportuna, si no tenemos referencia sobre el sujeto o entidad que recibe la información lo mejor es establecer un acuerdo de propiedad intelectual, que no necesariamente debe ser firmado por las partes, basta con que se expliciten nuestros derechos de manera impresa, aunque esto no es necesario ya que para eso están las leyes de propiedad intelectual y derechos de autor,  en última instancia lo mejor será exponer solo aquellos elementos que son de carácter general.

En relación a exponer una idea ante un grupo de estudiantes, un académico debe exponer sus ideas, el no hacerlo pone en riesgo el aprendizaje de tendencias que harán que un estudiante se exponga a nuevo conocimiento, formule sus propios procesos cognitivos y le permitan determinar el rumbo que le dará a su carrera, si un académico expone sus ideas demuestra que va más allá de realizar lecturas sistematizadas de libros de texto que posiblemente ya estén caducos, los acuerdos de propiedad intelectual son comunes en universidades donde se realiza investigación y es el primer elemento que presentan al momento de incorporarse como investigador o como colaborador de un proyecto.

Un estudiante expuesto a nuevas ideas sujetas a propiedad intelectual, tiene la opción de aceptar las condiciones expuestas, o realizar tareas alternativas y no aceptar las condiciones, aprendiendo de libros que exponen ideas ampliamente conocidas y aceptadas.

Retomando la historia de esta publicación, en el mismo año 2007 para que los estudiantes se informaran sobre el tema de propiedad intelectual, se desarrollo una serie de conferencias, se invito a cinco conferencistas Guatemaltecos, y la participación de 35 estudiantes, fue una actividad que duro seis horas, para que juntos comprendiéramos el valor de una idea y temas relacionados con patentes, propiedad patrimonial, etc.

De ese rompimiento de paradigma salieron elementos positivos:

  • Los estudiantes discutieron sobre propiedad intelectual
  • La universidad y sus investigadores se cuestionaron sobre su trabajo y la pertenencia de sus ideas
  • Se identifico la necesidad de crear una oficina de propiedad intelectual dentro de la universidad

Mi labor como profesor/mentor siempre ha sido acompañar a mis estudiantes en un proceso de aprendizaje e identificación de su potencial, se desarrollaron más de 20 proyectos de tesis (2005-2012), muchos de ellos recogen propuestas concretas enfocadas al emprendimiento, gestión de conocimiento, planes estratégicos que son consultados constantemente desde más de 10 países, especialmente México, Venezuela, Colombia, España y EEUU.

Espero que habiendo explicado este asunto, aquellos que tengan preguntas del pasado puedan aclarar su visión de la realidad, y puedan remitirse a la evidencia del trabajo realizado durante los últimos siete años, más que a rumores y comentarios sin conocimiento. Tengo y mantengo una gran amistad con muchos de mis estudiantes, ahora colegas a los cuales respeto y he animado a realizar maestrías, doctorados y últimamente emprendimientos, con la única intención de ser parte de una comunidad que aprende y trabaja de manera conjunta por un mejor país.

Reconozco que como profesor he pretendido cambiar el sistema con propuestas concretas, muchas entendidas como un reto a lo establecido (status-quo), también reconozco que no he podido cambiar el sistema, mi influencia ha llegado a unos pocos, los cuales están llamados a pensar fuera de la caja y trabajar de manera cooperativa. Sigo moviéndome en bici y en un escarabajo del 98 que permanece estacionado desde hace un año, ha habido un enriquecimiento si, pero de ideas, finalmente se que tengo el respeto y reconocimiento de algunos por el trabajo y la entrega realizada.

Se dice que cuando se trabaja para el bien común, la comunidad se encarga de cuidarte, gracias.

Javier.

Anuncios

2 thoughts on “El dilema de un emprendedor: Compartir una idea original

  1. Susy

    Cualquiera que este en el mundo de la educación entiende lo que estas diciendo y se percata de lo involucrado que estas, sos un ente de cambio, tenelo por seguro, tal vez no todos lo entienden o lo valoran, pero por personas que piensan y actúan como tu es que pasito a pasito vamos a tener una Guatemala y un mundo mejor.
    “Hay tres grupos de personas: los que hacen que las cosas pasen; los que miran las cosas que pasan y los que se preguntan qué pasó.” Nicholas Murray Butler

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s