Como académico de más de 17 años de experiencia, puedo decir que la universidad a perdido ese sentido académico y se ha convertido en una universidad de titulación superior, es decir no promueve ni valora el desarrollo de la investigación, no promueve la integración de académicos a tiempo completo, o la creación de una nueva generación que pueda retomar el verdadero fin de una universidad de investigación, convirtiéndola en un polo de desarrollo social.

Muchos de los funcionarios de San Carlos padecen una “Esclerosis Mental” como bien lo dijo el Dr. Olmedo España (Director General de Docencia, DIGED, USAC). La calidad académica debería ser la razón de ser de la USAC, la que radica en la experiencia de sus docentes que realizan investigación, publican resultados de esas investigaciones, realizan estancias en universidades o centros de investigación nacional o internacional, tienen una estrecha vinculación con la Industria, Academia y Estado, la participación que tiene la universidad en política muchas veces es desvirtuado por los funcionarios que buscan ascender políticamente y no académicamente, si lo hicieran la universidad tendría un lugar más destacado en el ranking de universidades en la web, en la categoría regional (Latino América) ubicada en el 170 de 200 y en el 2,506 del mundo de 8,000 [1][2][3][4].

A pesar de que existan comisiones de investigación dentro de cada una de las Facultades en USAC y que existan reglamentos para la promoción de la investigación si las comisiones son espacios donde la mayoría que asiste nunca ha hecho investigación, será muy difícil que finalmente se consiga un desarrollo científico y tecnológico en el país, ejemplo de ello es la comisión de investigación del Centro de Investigaciones de Ingeniería CII.

CONCYT: Una verdad inconveniente (Issac Sultán Mejia, Javier Gramajo López, Noviembre 2009)

A falta de un Ministerio de Ciencia y Tecnología o un Ministerio de Ciencia e Innovación (Organismo Nacional de Ciencia y Tecnología ONCYT), en Guatemala existe el CONCYT quien es el actor principal que representa al Estado en los aspectos relacionados con ciencia, tecnología e innovación.

Siendo el presidente de dicho consejo, el vicepresidente de la República de Guatemala Dr. Rafael Espada, desafortunadamente esa presencia no ha tenido mayor impacto a pesar de que el Sr. Espada es científico internacional, quizá haya dejado todo ese trabajo y esfuerzo en la Secretaria Nacional de Ciencia y Tecnología a cargo de la Sra. Rosa Maria Amaya de López que con su mejor esfuerzo no ha conseguido en los más de seis años de gestión generar un impacto verdadero en las estructuras sociales, políticas y económicas del país. Por otro lado no todos los funcionarios tanto del CONCYT como de la SENACYT, son personas que desarrollen o hallan desarrollado I+D+i, no tienen publicaciones en congresos y revistas internacionales, de acuerdo a la busqueda de publicaciones en el Science Citation Index [ ] o Scopus [ ], donde no aparece ninguno de los funcionarios del mismo.

La misma situación se presenta en el Congreso de la República en donde en la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología (Diputado Moisés David Chuvá de León)  se tienen las declaraciones que dió recientemente en nota de prensa: “El Congreso cuenta con la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología, presidida por el diputado Moisés Chuvá, quien explicó por teléfono que el tema tecnológico en el parlamento es prácticamente nulo. Es una debilidad fuerte del Congreso y de la visión de Estado, porque todo lo que tiene que ver con desarrollo tecnológico y científico, con respaldo de iniciativas y leyes estamos retrasados. El enfoque del Congreso ha sido en otros temas, afirmó Chuvá.” [Prensa Libre 23/3/2010]

El CONCYT apoya proyectos de I+D, pero no está clara la política del gobierno a través del mismo porque no se han generado iniciativas de ley, acuerdos interuniversitarios implementados, ni inversión de capital semilla para nuevas empresas[].

Existen planes o leyes que fomentan la investigación pero el CONCYT es una organizacion de segunda clase porque no tiene el impacto en el desarrollo económico del país, ya que fue creado como una exigencia para el manejo de fondos y no para antender las necesidades del desarrollo científico y tecnológico de Guatemala.

El estado de Guatemala se enfoca en proyectos relacionados con la necesidad del momento. Como se mencionaba anteriormente, la cantidad del PIB (0.04% del PIB 2007) destinada a investigación es baja porque están concentrados en solucionar problemas actuales y se descuidan los proyectos a futuro.

Sin embargo hay modelos de leyes de las cuales se pueden tomar ideas y crear nuevas leyes para Guatemala. Algunos ejemplos son la Ley de emprendimiento de Colombia (Ley 1014-2006), Ley de Innovación de Brasil (la cuál se considera como primera ley nacional de innovación en Latinoamérica) o la Ley de fomento a la investigación y desarrollo industrial de Israel, la reciente ley de Innovación propuesta en España en el recién pasado marzo 2010.

Guatemala en indicadores de Ciencia y Tecnología (Issac Sultán Mejia, Javier Gramajo López, Noviembre 2009)

Según los indicadores de la Red de Indicadores de Ciencia y Tecnología Iberoamericana e Interamercana (RICYT), Guatemala invierte U$D12 millones anuales en investigación y desarrollo (Equivalentes al 0.04% del PIB). Sin embargo dichos indicadores indican que las inversiones de ciencia y tecnología que hace el gobierno, representan únicamente el 27.9% de la inversión total del país, el otro 21.7% es invertido por la educación superior y el 50.5% es recibido del extranjero.

Todo este dinero se reparte en un 24.7% en ciencias médicas, 22.2% en ciencias agrícolas, 19% en ciencias básicas y 18.2% en ingeniería y tecnología. Se cuenta con una red Internacional de Científicos Guatemaltecos (la cual cuenta con 61 científicos inscritos[ ]) más del 65% viven en el extranjero.

Sirva todo lo anteriormente expuesto para identificar oportunidades de hacer en este país, son la nuevas generaciones las llamadas a realizar los cambios adecuados y convertirse en generadores del cambio y que construyan el país que debimos haber construido hace 20 años, buscando en el consenso la participación de todos los sectores del país, una tarea difícil pero no imposible si se orientan todos nuestros esfuerzos a crear una sociedad basada en la gestión del conocimiento.

[1] Ranking de universidades de la web

[2] Ranking mundial

[3] Ranking Latinoamerica

[4] Ranking Centro América y el Caribe

  • Se recomienda buscar los nombres de los funcionarios de CONCYT o seleccionar únicamente el país de producción de los artículos [ ] en las bases documentales mencionadas y que son referencia a nivel internacional sobre la producción científica de un país.
Anuncios