PLAGIO Y PROPIEDAD INTELECTUAL
Les hago llegar un artículo relacionado con el plagio de contenidos, la entrevista fue realizada vía electrónica y una parte no has sido publicada así que la transfiero:

ENTREVISTA:
¿Utiliza alguna herramienta para detectar plagio en los trabajos de los estudiantes?
Utilizamos una herramienta, dicha herramienta es un proceso online que toma el trabajo del estudiante y lo procesa durante 24 horas luego la herramienta señala que partes han sido plagiadas o no han sido referenciadas correctamente.

Este es el link de la herramienta (http://www.mydropbox.com/) y se está utilizando en los proyectos de graduación de los estudiantes, hasta este momento solo hemos encontrado mal referenciamiento y no un plagio total.

Por otro lado, los estudiantes realizan un examen privado, al final de su carrera, en dicho examen resuelven un caso de estudio (estudio detallado sobre una empresa con datos financieros, en formato de artículo escrito por expertos y publicado por la Universidad de Harvard Bussiness School) en dicho examen ellos desarrollan un ensayo dando respuestas a preguntas propuestas por una terna de examinadores, dichos ensayos son revisados por la misma herramienta anti plagio.

Todo este tema tiene su origen en el documento de Propiedad Intelectual que generó el famoso blog, luego el artículo del periódico, etc.

En el congreso COECYS 2007 se presentaron artículos los cuales fueron revisados y en un caso particular se rechazo un artículo que no tenía las referencias correctas.

COMENTARIO FINAL
Para finalizar, en toda universidad es importante crear o tener una oficina que realice una Gestión del Conocimiento adecuada, de los trabajos intelectuales de los estudiantes y también de los profesores, en dicha oficina podría potenciarse el uso, aplicación y difusión de la gran cantidad de trabajos que realizamos como escuela y como facultad, atender las patentes que puedan generarse por los procesos intelectuales propios de una academia, los trabajos de los estudiantes de CCSS se apilan en una librera acompañados y resguardados por la obscuridad de la ignorancia, toda una tragedia si pensamos que somos un país en vías de desarrollo.

Dejo al aire las preguntas:

¿Cuál es el destino de los trabajos que realizan: Proyectos, Trabajos de Graduación, etc.?

¿Creen que es importante crear una oficina de Gestión de conocimiento en la Facultad?

¿Conocían el proceso que se realiza en la Escuela relacionado con el Plagio?

Quedan muchas cosas por hacer… ¿Quienes se apuntan?

ARTÍCULO DE EL PERIÓDICO

Cleptomanía intelectual
Más de 3 mil 500 instituciones educativas en Estados Unidos utilizan programas anti–plagio para detectar ilegitimidades en trabajos académicos. Mientras, estudiantes copian y pegan, no existe en el ámbito académico guatemalteco el uso específico de un programa especial para evitar el plagio.
Claudia Jo Ríos /elPeriódico
redaccion@elperiodico.com.gt

Con el acceso a información ilimitada que ofrece la Internet, el plagio se ha convertido en una actividad común, por lo que los centros educativos están cada vez más al tanto de como evitarlo.

“Utilizamos como recurso principal la búsqueda de Google que en realidad es muy eficiente”, comenta Santiago Fernández, director del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales (IEPRI) de la Universidad Francisco Marroquín.

Por su parte, Javier Gramajo, presidente de fundaTICs, investigador y profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de San Carlos de Guatemala, indica que en dicha facultad se utiliza
Mydropbox.com. Esta herramienta fue propuesta inicialmente por Armín Mazariegos (ex director de la escuela de sistemas de dicha facultad y actual coordinador de la Maestría en Tecnología de la Información y la Comunicación). Se trata de un proceso en línea que toma el trabajo del estudiante y lo procesa durante 24 horas y luego señala las partes que han sido plagiadas o no han sido referenciadas correctamente.

Según Gramajo, la herramienta ha sido utilizada en los proyectos de graduación que hasta este momento solo ha apuntado a casos de mal referenciamiento y no de plagio total.

En el extranjero

Según un artículo de The Wall Street Journal “la frecuencia de casos de plagio en universidades y colegios ha alcanzado niveles alarmantes en los últimos años”.

Por su parte, estudios de la Universidad de Berkeley indican que más del 30 por ciento de los estudiantes universitarios en Estados Unidos utilizan el Internet como medio de fraude, simplemente copiando y pegando porciones de información que encuentran en la red presentándolos como trabajos propios. También, hay casos en que los estudiantes compran trabajos enteros de compañías que se dedican a venderlos.

Plagio de fácil acceso

Sin duda la red ha favorecido el plagio. De hecho, existen sitios que ofrecen la elaboración de trabajos académicos completos, tales como tesinas y tesis doctorales a precios fijos en función del número de páginas y del plazo de entrega.

En su mayoría son realizados por profesores retirados y garantizan confidencialidad absoluta, así como el traslado íntegro de los derechos de autor al comprador.

Jaume Sureda, catedrático de Ciencias de la Educación de la Universidad de las Islas Baleares indaga desde 2006, junto con un equipo de investigadores la penetración del fraude en el sistema educativo. El equipo se dedica a localizar los sitios comerciales que ofrecen trabajos académicos a medida.

Sureda asegura que en Estados Unidos e Inglaterra el copiar y pegar se ha convertido ya en “un engaño confinado a alumnos pobres”, dado que quienes se lo pueden pagar tienen a mano una extensísima panoplia de portales de Internet que, bajo el disfraz de servicios de escritura para estudiantes, lo que ofrecen es la descarada elaboración de trabajos académicos completos –tesinas y tesis doctorales, entre ellos– realizados por terceros, a precios fijos en función del número de páginas y del plazo de entrega.

En su primer año de pesquisas, el grupo investigador ha encontrado ya en Internet más de 500 fábricas de trabajos académicos (dissertations and essay mills, en su denominación inglesa), aunque están convencidos de que seguirán hallando muchas más, dadas las proporciones industriales que el sector ha alcanzado.

Un puñado de tales fábricas realiza los encargos en español. Curiosamente, la mayor parte está radicada en Argentina, mientras que otras no revelan su ubicación. El precio medio de una tesis doctoral de 200 páginas, calculan los investigadores, está en torno a los US$16 mil 900.

Otro rasgo habitual de estos portales es que demandan escritores free lance para cubrir la demanda desbordada de solicitudes de escritos escolares. Y una curiosidad casi obscena: en muchos casos alertan sobre la proliferación de ofertas más baratas procedentes del este de Europa y de Asia, lo que, avisan, no garantiza el buen nivel de los trabajos entregados.

En algunos casos, incluso, han colgado un aviso en sus webs que advierte de que trabajos por menos de US$10 la página son un fraude.

El fenómeno ha sido bautizado como cibersuplantación y constituye un paso adelante en una práctica muy extendida desde hace una década, el ciberplagio de la generación estudiantil del copiar y pegar.

No más anuncios

De esa cuenta, Google prohibirá la publicidad de sitios dedicados a vender tesis elaboradas para todo tipo de estudiantes. Tales sitios comerciales virtuales pasarán a engrosar la lista negra del buscador, en la que también se encuentran los anuncios de armas, prostitución, drogas, tabaco, documentos falsificados y curas milagrosas, de acuerdo con una información de la cadena británica BBC.

La prohibición de Google ha desatado alegatos de propietarios de algunos portales, que se defienden asegurando que su negocio se enfoca básicamente en la asesoría para la elaboración de trabajos académicos, aunque en sus páginas es evidente que es falso. El problema realmente es que hasta ahora el 80 por ciento de sus clientes llegaba a ellos a través del sistema publicitario de Google.

*Con información de CiberP@is

Herramientas anti–plagio
iThenticate.com (pagado)
Dirigido a corporaciones, entidades gubernamentales, casas editoriales. Detecta violaciones a la propiedad intelectual de material ya publicado, Sistema basado en la web que hace búsquedas textuales y las verifica contra una amplia base de datos que incluye diversas publicaciones que incluye periódicos. Funcionamiento: se somete un documento a revisión, se evalúa y se genera un reporte instantáneo que indica el nivel de similitud con otras fuentes y las fuentes mismas, estilo ficha bibliográfica con fechas, páginas, autores, sitio web, etcétera.

Turnitin.com (pagado)
Dirigido a organizaciones educativas. Disponible en cuatro idiomas, español incluido.
Identifica porciones plagiadas en trabajos estudiantiles y genera instantáneamente un informe de originalidad personalizado. La verificación se realiza contra millones de documentos alojados en Internet, así como trabajos estudiantiles previamente ingresados a la base de datos de Turnitin, así como contenido de periódicos y revistas. Por ser una versión de iThenticate el funcionamiento es idéntico, todo sobre web y reportes detallados. Suscriptores como la Universidad de Georgetown y la Universidad del Estado de California declaran que desde su aplicación, los casos de plagio han disminuido en un 25 por ciento en 3 años.

Articlechecker.com
Busca en Google, Yahoo y MSN contenido sospechoso de plagio.

Eessayfraud.org
Para detectar plagio en la academia.

Plagiarism.tk
Detecta incluso las formas más pequeñas de plagio como paráfrasis de algunos libros usados por los estudiantes.

Plagiarismchecker.com Gratis. Verifica qué tanto un estudiante copió de fuentes en la red.
Motor de búsqueda anti–plagio
http://www.berkshire.k12.oh.us/beta/free_plagiarism_search.htm

Google.com
Solo copie y pegue la porción sospechosa de plagio (preferiblemente entre comillas).

Fuente:http://www.elperiodico.com.gt/es/20071011/14/44513/
Fecha: Jueves 11 Octubre 2007.

Anuncios